sábado, 22 de octubre de 2016

Asfixia II.

Nada oprime tanto el pecho 
como mirarte a los ojos 
y verme olvidada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario