martes, 20 de septiembre de 2016

Autodestrucción.

Las noches se hicieron para tener dolores de cabeza, corazón. 
Para añorar lo que has tenido, 
y desear, 
con todas tus fuerzas, lo que no. 
Para fumar hasta reventar los pulmones tras cada calada. 
Para sentir que no hay esperanza, amor. 

Las noches se hicieron para la autodestrucción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario