martes, 2 de agosto de 2016

Cómo no.

En mitad del beso 
ha parado para coger aire, 
y perdona si me parece el acto más sexy que he visto. 
Su media sonrisa, 
su mirada penetrante pidiendo más y, 
¿cómo no voy a a estar dispuesta a dárselo todo? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario