martes, 12 de julio de 2016

Nobody.

Y es que nadie ha conseguido borrar los garabatos que hacías con tus dedos en mi espalda,
como quien pinta el mapa de un tesoro con pincel
mientras deja un cosquilleo a su paso y a mi se me eriza la piel.
Ni mucho menos ha conseguido ese nadie
sacarme la sonrisa como tú haces después de un polvo.



(Esto es algo que publiqué en un antiguo blog que probablemente cierre del todo, pero antes, recuperaré esas entradas que creo que tienen que perdurar en el tiempo. Esas entradas que por X o por Y, quiero que se queden en el baúl de los recuerdos). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario