viernes, 29 de julio de 2016

Fruto prohibido.

Tus labios son para mí 
como la manzana a Eva.
Y es ahora, cuando entiendo, 
por qué decidió probar ese fruto 
sabiendo que habrían consecuencias. 
A mí me ha pasado lo mismo contigo. 
Es entonces cuando me pregunto, 
una vez probado el fruto prohibido, 
¿quién va a quitarme las ganas de volver a follarte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario