domingo, 17 de julio de 2016

Cuando.

Hoy, 
mientras fumo un cigarrillo, 
recuerdo cada caricia, 
cada beso, 
cada mirada. 

Aquí, 
mientras cuelgan mis pies del balcón, 
recuerdo lo que sentía cuando se me erizaba la piel, 
si la tuya, rozaba la mía, 
cuando tu pecho era almohada, y me abrazabas, 
cuando no había pesadillas que torturaran el sueño, 
cuando eras casa, 
una casa de la que resulté ser una simple ocupa. 


Y,
 tendré que echarle la culpa al frío
por hacer que recuerde
 cada uno de los escalofríos que me hiciste sentir. 
Y encender otro cigarrillo que me ayude a olvidar. 
O a morir un poco más en el intento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario